0 0,00

Carrito ( 0 )

Tienes 0 Artículo/s en su carrito

cerrar

No hay productos en el carrito.

  • Inicio
  • Blog
  • Mascarillas transparentes para personas sordas, ¡protégelas!
Mascarillas transparentes para personas sordomudas
18enero 2021

Forman parte de nuestra vida cotidiana del mismo modo que el gel hidroalcohólico o la compulsión por lavarse las manos e higienizar todo el entorno. La COVID ha cambiado las reglas del juego y, con ellas, ha creado una rutina desde cero que ya tenemos muy interiorizada. Y es que, ¿Quién no ha dicho en los últimos meses “espera, que me olvido la mascarilla” al salir de casa? Nuestra capacidad de adaptación es colosal aunque unos lo tienen más fácil que otros. Las mascarillas transparentes ayudan a la inclusión de todos, pero sobre todo a las personas con discapacidad auditiva, mejorando la comunicación para sordos.También, por conveniencia son muy útiles en clases de idiomas y lengua ya que permite realizar la lectura labial y al ser más finas, la voz de quien la lleva se escuchará con más fluidez y mejor, cumpliendo con todas las normas.

Nos estamos refiriendo a las trabas extra que pueden experimentar las personas con necesidades especiales. Es el caso de quienes son sordos y que utilizan la lectura de labios como principal fuente de información de su interlocutor. Sin embargo, para todo hay solución. En este caso las mascarillas transparentes para personas sordas. Estas permiten que se puedan leer los labios en el caso de que así se necesite. Conoce todos los detalles y cómo usarlas.

Características de las mascarillas transparentes para personas sordas

Las mascarillas transparentes para personas sordas suelen ser reutilizables y no es habitual encontrarlas por lo que la compra online de estas mascarillas suele ser lo más común. En el caso de cualquier mascarilla que se considere reutilizable, su duración es de 30 lavados. Además deberán cumplir la normativa de certificado europeo para ser válidas. Sin embargo, por su especial naturaleza, estas mascarillas cuentan con algunas especificaciones:

  • No contienen filtros: Para facilitar que sean traslúcidas no cuentan con filtros. Es el único método que existe en la actualidad de que una mascarilla de este tejido sea translúcida.
  • Se pueden usar hasta 24 horas: A diferencia de las mascarillas desechables o quirúrgicas, las mascarillas transparentes para personas sordas se pueden utilizar hasta un día completo.
  • Respetuosa con el medio ambiente: Al no contener filtros, es más respetuosa con el medio ambiente ya que está fabricada con tela que otras aunque se recomienda que se tire dentro de una bolsa de plástico en la basura para evitar contagios.
  • Permite ver la expresión facial y leer los labios: Su principal uso es como mascarilla transparente para personas sordas pero no es el único. De hecho es uno de sus puntos fuertes, que puede ser útil tanto para personas sordas como no.
  • No empaña las gafas: Esta característica la hace muy apetecible para aquellas personas que tienen gafas ya que, como sabrán, se empañan al respirar con la mascarilla puesta.
  • Tejido ligero, ideal para no pasar calor: Esto lo sabrán bien quienes viven en climas cálidos porque las mascarillas -incluso las desechables más livianas- dan demasiado calor en temperaturas elevadas. Tanto es así que incluso se transpira mientras se lleva puesta. 

No solo para personas sordas, ¡Las mascarillas transparentes pueden ser para cualquiera!

Aunque han sido diseñadas para salvar las distancias en este caso concreto, las mascarillas transparentes para personas sordas son aptas para todo tipo de usuarios. De hecho, tienen más usos de los que se puede imaginar:

Empleos de cara al cliente: En los trabajos que requieren la presencia física, las mascarillas transparentes pueden ser la solución a esa barrera insalvable que implica no ver la expresión facial al completo. Tanto en tiendas o bares como en centros educativos o administraciones, estas mascarillas transparentes para personas sordas son óptimas para cualquiera.

Personas que se sienten incómodas al no mostrar parte de su rostro: Antes de la COVID se decía que la mirada era el espejo del alma y ahora nadie osaría asegurar tal cosa porque, si de algo nos hemos dado cuenta con la pandemia, es que sin mostrar la sonrisa o los gestos con ella, la comunicación se convierte en un acto mucho más frío y distante. Por ello las mascarillas transparentes para personas sordas se van a imponer para cualquiera.